Pues bien, hoy nos toca un refrán muy español: No por mucho madrugar, amanece más temprano, o lo que es lo mismo, hay veces que las cosas tienen un proceso y duran un tiempo y no porque nosotros intentemos acelerarlas o que sucedan antes, lo harán.

Como bien dice el refrán (y no me negaréis que éste también es bastante gráfico) por muy temprano que nos levantemos por la mañana, el Sol no saldrá antes a relucir. Con esto, no queremos decir que lo dejéis todo para el final, pero sí que a veces hay que tener un poco de paciencia en la vida y esperar a que los acontecimientos sucedan en su momento.

Tal vez os encontréis a algún freaky que os diga “No por mucho tempranar, amanece más madruga”. Si os apetece, reiros un poco para hacerle sentir bien, pero que no os engañe, eso no significa nada más que la frase original.

Y bueno, para que no digan que los españoles somos unos vagos y que inventamos frases como esa para no levantarnos pronto ni apresurarnos en hacer las cosas, para terminar os desvelaré otro refrán magistral también español: A quien madruga, Dios le ayuda. Como veis, tenemos refranes para todos los gustos….

About these ads