Hay veces en las que nos pasa algo malo, pero sin embargo, sacamos provecho de ellas para darnos cuenta de algo que nos había pasado totalmente desapercibido. También hay otras veces que, lo que puede ser malo o afectar negativamente a otros, nos puede beneficiar.

Pues nada, si alguna vez os pasa eso, ya sabéis cual es la expresión más acertada: No hay mal que por bien no venga.

Ojalá que la podáis usar mucho, no porque os pasen muchas cosas malas, sino que, cuando os pasen, que por lo menos podáis obtener algún beneficio a cambio.

About these ads