Una vez más, tengo que abusar de vuestra imaginación para explicaros esta expresión (aunque en realidad sé que cuando os la explique me diréis que en este caso, la situación que refleja no es fiel a su significado, pero… no todo podía ser perfecto).

Imaginaos un árbol enorme, súper bonito y con una gran copa. Ahora imaginaos que os acercáis a él en un día caluroso, muy caluroso de verano y os cobijáis bajo él. Se esta bien ¿verdad? Pues la expresión arriba mencionada se suele utilizar para indicar que si alguien va con gente buena, inteligente, trabajadora, hasta influyente (en el buen sentido de la palabra) tendrá un buen futuro, estará bien en la vida, las cosas le irán bien porque se deja influenciar por cosas positivas.

Es como decir que si vas con buena gente, serás buena gente. Y si vamos más allá y somos un poco mal pensados, esta frase también podría utilizarse en el sentido de que, si te acercas (arrimas) a alguien que tiene poder y te llevas bien con esa persona, probablemente tendrás un futuro mejor que si no conoces a nadie que te pueda echar una mano en caso de necesitarlo. ¿El mundo es injusto? Es posible… pero para eso hay otros miles de blogs que seguro que sabrían explicar mucho mejor que yo esos temas.

About these ads