Hoy vamos a ver una expresión bastante utilizada que hace referencia al divino al igual que otras expresiones ya vistas como a quien madruga Dios le ayuda, Dios los cría y ellos se juntan o a Dios rogando y con el mazo dando.

Pues bien, dejar algo a la buena de Dios es descuidar algo, despreocuparse por algo, dejarlo “a la deriva” como un barco sin timón ni capitán en el mar. Se dice que se deja a la buena de Dios porque como nadie atiende a lo dejado, sólo queda Dios (ser omnipresente) para que lo ayude. Como a Dios se le supone que va a aplicar su buena voluntad para que lo abandonado consiga un buen término, se dice lo de “a la buena”, siendo una forma abreviada de decir “a la buena voluntad”.

Y ahora… sí! los ejemplos (bueno, yo creo que con uno hoy será suficiente): Pedro dejó a su aprendiz a la buena de Dios: ni se preocupa por él, ni le enseña el oficio… (con esta frase queremos decir que Pedro desatendió totalmente a su aprendiz, dejando el futuro de éste al aire, sin ninguna seguridad, sino a lo que quiera el destino).

¿Captado? Espero que sí! Y que nunca me puedan decir que dejo a los Erasmus a la buena de Dios…

About these ads