Bueno, bueno, bueno… después de unas minivacaciones blogeras (lo siento chic@s, tenía que descansar), reinicio mi actividad redactora de explicaciones de frases, refranes y expresiones españolas justo en el día en el que este blog cumple un año.

Pues sí, parece mentira pero ya hace un añito desde que escribí el primer post de este blog. Qué recuerdos! Así que bueno, como durante todo este tiempo de vida de mi pequeño blog he recibido con mucha ilusión todos vuestros comentarios, me habéis dado una idea con ellos para redactar el post de hoy.

En España tenemos fama de hablar alto, de comentar las cosas en voz alta y hay otra costumbre muy española y muy extendida que es la de decir piropos. Un piropo es una frase, una metáfora o una expresión que se dice a una persona (tradicionalmente a una mujer) para adularla (ensalzar su belleza o simplemente comunicar que su presencia nos produce agrado) con el propósito de llamar su atención o enamorarla. Hay piropos realmente bonitos y encantadores (que realzan la belleza de quienes los inspiran) y algunos un poco más soeces (llegan a ser tan vulgares que en lugar de una sonrisa o un guiño producen espanto). Tanto de los unos como de los otros, se dice popularmente que los albañiles (obreros de la construcción) son los sumos artífices (los que están más acostumbrados a inventar y decir piropos) de esta tradición española (probablemente porque desde la obra se pasan el día viendo pasar mujeres de todo tipo. Reconozcamos que alguien que está encerrado todo el día en el cubículo de su oficina, lo tiene más difícil). Por las ciudades andaluzas la costumbre de lanzar piropos a las chicas guapas que van paseando por la calle también es practicada con maestría por los camareros que intentan llamar la atención de los clientes para que acudan a sus bares y restaurantes (y que de paso aprovechan para llamar la atención de las chicas guapas).

Antes de pasar a la práctica hay que decir que en numerosas ocasiones se utilizan alusiones metafóricas y suelen ser muy ingeniosos y originales. Si no entendéis alguno de ellos, sólo tenéis que decírmelo. Una vez dicho esto, pasemos a los ejemplos que he podido recopilar en 1de3.com y wikipedia:

Con ganado de esta clase cualquiera se hace pastor.

Me gustaría ser caramelo para deshacerme en tu boca.

Dime cómo te llamas, que así le pondré nombre a mis sueños.

¡Flaca! ¡Tírame un hueso!

¡Quién fuera bizco para verte dos veces!

Si la belleza pagase impuestos, estarías arruinada.

¡Dónde venderán los números para ganar este premio!

¿Empezó la primavera? Acabo de ver la primera flor.

Dime tu nombre, que te pido para Reyes.

¿Qué haces aquí tan temprano? ¿No sabes que las estrellas sólo salen de noche?

Quisiera ser gato para pasar siete vidas a tu lado.

Si la belleza fuera un instante, tú serías la eternidad.

Tengo que llamar al cielo para avisarles de que se les ha escapado un ángel.

¡Cuántas curvas y yo sin frenos!

About these ads