Archivo de la categoría: Uncategorized

Cortar el bacalao

Iniciamos el año con una expresión interesante y deliciosa: cortar el bacalao. Y como ya os adelantaba en el primer post del año, a continuación iré desgranando la explicación del modismo de hoy en 5 apartados. Así que sin más dilación… ¡allá vamos!

Significado. El que corta el bacalao es el que manda, el que decide.

Explicación. Cortar el bacalao significa, como bien dice la RAE, mandar o disponer de hecho. Es decir, tener el mando, tener el control, ser el que decide. El que corta el bacalao no tiene por qué siempre ser el “jefe” oficial. Muchas veces hay gente que tiene mucho poder en la sombra que los que mandan oficialmente, es decir, que sin ser alguien que tenga un cargo decisivo u oficial, realmente es quien decide cómo y cuándo se hacen las cosas. Por eso y aunque no se trabaje en una tienda de salazones, pescados o embutidos es tan importante saber quién corta el bacalao 😉

Origen. Antiguamente, al no haber neveras, cámaras frigoríficas ni congeladores, los alimentos se conservaban de otra forma. Una de las más populares era usando sal. Todos los productos que así se conservaban (y que siguen conservándose de ese modo a día de hoy) se denominan salazones. Pues bien, parece ser que alrededor del siglo XVI, tras popularizarse el bacalao en salazón en España sobre todo en regiones como el País Vasco y Cataluña, se empezó a utilizar también en el nuevo mundo donde a los esclavos de las regiones caribeñas se les alimentaba con tiras de bacalao (conservado en sal pero desalado para su consumo). Los esclavos formaban larguísimas filas y ante ellas, el capataz iba cortando los pedazos que le entregaba a cada uno para que se alimentase. Y de él dependía que los pedazos fuesen más o menos grandes, de ahí la importancia de quien corta el bacalao.

Ejemplos. He llegado a la empresa y la verdad es que estoy muy confusa. Todavía no sé quién corta aquí el bacalao. Cuando llegas a un sitio nuevo es muy importante saber quién manda y a quién hay que hacer caso, tampoco para hacerle la pelota, pero sí para evitar cometer grandes equivocaciones.

Y por último llega la foto. Que aunque no pueda ser de un buen bacalao, sí es de otro pescado que también se conserva en salazón: las sardinas arenques. Espero que os guste (a mí nada más verla me ha entrado el gusanillo). ¡Que disfrutéis del día!

sardinas

Gracias a Diekk por la foto de hoy
Anuncios

Bienvenidos a 2016 con más expresiones y un nuevo formato

Antes de nada… ¡Feliz año nuevo! ¿Qué tal van esas fiestas? ¡Espero que muy bien! Para mí han supuesto días de descanso (ay, cómo los necesitaba) y como supongo que para la mayoría de vosotros, días de reflexión y de establecimiento de buenos propósitos para el nuevo año que acaba de empezar y es por eso por lo que estoy aquí de nuevo. Durante todo este periodo importante de inactividad en el que no he dejado de recibir muchísimos comentarios, nuevas suscripciones y hasta una opción de compra de compra de mi blog (lo cual agradezco enormemente, de verdad, porque hacéis que este esfuerzo realmente merezca la pena), cada vez que recibía una nueva notificación de mi querido WordPress siempre pensaba, vaya, tengo que retomar mi actividad bloguera (bueno, mi insistente familia también ha tenido algo que ver 🙂 ). Así que nada, aquí vuelvo a la carga con más expresiones y con un nuevo formato en las entradas que espero que os sea muy útil e interesante. Os cuento. Recopilando algunas sugerencias que me han ido llegando durante todo este tiempo, a partir de ahora cada entrada se compondrá de las siguientes secciones:

Significado. Para aquellos que van al grano y que simplemente quieren saber el significado de la expresión en sí. Sin más.

Explicación. Para aquellos que quieran entretenerse un poquito más y que quieran dedicar algo más de tiempo para asentar bien las bases del significado de la expresión. Gracias por adelantado a todos aquellos que os detengáis a leer la explicación larga ya que me encanta escribir y esta es la forma que tengo para desquitarme 🙂

Origen. Intentaré siempre incluirlo aunque a veces no será sencillo.

Ejemplos. Sin ellos, este blog no sería el mismo.

Foto. Para ilustrar cada entrada o simplemente para que os quedéis con un bonito recuerdo tras leerla.

¿Qué os parece? ¿Os gusta la nueva estructura? Aún está calentita, así que todavía estamos a tiempo de hacer algunos cambios.

Y para ilustrar el largo camino que aún nos queda por recorrer juntos, comparto con vosotros una nueva imagen, en este caso de la famosa ruta 66 de Estados Unidos (incluso creo que es muy cercana al punto exacto en el que Forrest Gump decidió dejar de correr… espero que no sirva de precedente). ¡Os veo muy pronto!

carretera-ruta-66Gracias a Diekk por esta foto de la ruta 66

Quedarse en el tintero

A continuación, voy a retomar mi actividad bloguera con una de esas expresiones que tanto me gustan por su expresividad gráfica: quedarse en el tintero. Cuando algo se ha quedado en el tintero es que se ha quedado pendiente, que no se ha dicho o hecho. Así de simple.

¿Y por qué me gustaba tanto esta simple expresión? Para los llamados nacidos digitales, tal vez no sea algo tan obvio el sentido de esta frase, porque probablemente no entiendan que cuando Cristóbal Colón descubrió América no publicó ningún comentario en su twitter o en su muro de facebook 🙂 En esa época, y de hecho hasta finales de los años 30 del pasado siglo, no existían ni siquiera los bolígrafos, y para escribir se utilizaba una pluma que funcionaba con la tinta que iban cogiendo de un recipiente llamado tintero. Y precisamente como de dicho recipiente salía la tinta que después se convertiría en diversos escritos, ideas, libros, etc., algo que no salía del tintero se quedaba encerrado en él para siempre, y quedaba por tanto pendiente de publicarse.

Y para cerrar este post y transmitiros la imagen que evoca en mí dicha expresión, os dejo con una preciosa fotografía de Francesco Lay Martínez