Archivo del Autor: VBlogger

Acerca de VBlogger

Bienvenidos a mi pequeño rinconcito para la preservación del conocimiento popular. Siento decepcionaros si os digo que no soy ninguna experta en la materia, ni soy filóloga, ni una avanzada estudiante, simplemente me gusta la variedad lingüística, el vocabulario, los refranes y todas estas expresiones que, poco a poco, se van perdiendo en el olvido y aquí intento explicarlas de una forma amena y un tanto divertida, apta para locales y foráneos. Muchas gracias por vuestros comentarios y colaboraciones.

Marear la perdiz

Empezamos el día con una expresión de esas que puede dejar a más de uno confundido si no la conoce y es que, de repente, así, sin más, sin venir a cuento, citar a un ave porque sí,  y encima mareándola, pues es un poco raro.

Podría ser más clara y directa, ir al grano, explicar de una vez por todas cuál es su significado, incluso poner alguno de esos ejemplos que tanto os gustan pero entonces no estaría mareando la perdiz. ¿Cóóóóóóóómo? Sí, lo siento, he querido empezar la explicación del día haciendo precisamente lo que significa la expresión española de hoy: mareando la perdiz.

Significado y explicación: Marear la perdiz significa dar vueltas sobre un tema sin ser directos, hacer perder el tiempo a los demás de forma intencionada para no llevar a cabo una tarea que hay que hacer, es decir, demorar o retrasar más de la cuenta y con intención algo que hay que hacer o que se tiene que decir. De ahí que al principio de la entrada de hoy empezase a dar vueltas sin sentido, para que fueseis pillando el pulso a la expresión marear la perdiz.

Y aunque supongo que no me ha salido el tiro por la culata y ya habéis entendido de qué forma se usa, voy a poner un par de ejemplos para que lo terminéis de ver claro.

Juan es experto en marear la perdiz, qué poco le gusta trabajar. Siempre encuentra alguna excusa para no hacer lo que debe.

Venga María, no marees más la perdiz y cuéntanos realmente qué hacías ayer tomando un café con tu ex.

Origen: Y ahora, como viene siendo habitual, intentaré desvelar algo de su posible origen. Según parece, esta expresión proviene de la caza de aves. Por lo visto es bastante común, antes de lanzarlas a volar para cazarlas, azuzarlas un poco ya sea ante los perros o los ojeadores para que se asusten y echen a volar, pero se hace repetidas veces (es decir, se las marea), retrasando así el inicio de la caza. De ahí que, al igual que es una técnica que demora la caza de la perdiz, retrasa también el tema que se evita mareando la perdiz.

Y bueno, para dejaros un recuerdo un poco más bonito que el del origen de la expresión, aquí os dejo un nuevo día con una bonita estampa de un ave voladora que podría ser una perdiz.

Marear-la-perdiz.jpg

Muchas gracias a da_diek por la foto de hoy.

Anuncios

Vete al carajo

Antes de nada, pido perdón a aquellos que ya sepan el significado y se hayan sentido atacados por la expresión española de hoy, pero entenderéis que no podía faltar en este blog que recopila refranes y expresiones españolas de uso cotidiano así que, una vez hechas las aclaraciones pertinentes… ¡Allá vamos!

Significado: Fuera de mi vista, no te quiero ver, vete por ahí (o más vulgarmente, otra forma de decirlo, con todos los perdones, es vete a la mierda).

Explicación: Cuando alguien nos molesta, nos cansa, nos ha hecho sentir mal, ha hecho algo que no nos ha gustado, etc., aunque solo sea por un momento, sentimos la necesidad de decirle algo que implique que desaparezca de nuestra vista, que no queremos tenerle delante. Ese es el momento en el que usar la expresión española de hoy, vete al carajo. También se puede usar cuando alguien presume y exagera tanto que tenemos la certeza de que está mintiendo solo para vacilarnos. En ese momento también se le puede decir, anda y vete al carajo.

Origen: Al igual que otras expresiones ya comentadas en este blog como A palo seco, No dar palo al agua o Salvarse por los pelos, esta frase proviene del entorno marítimo. Resulta que un carajo era esa pequeña plataforma que se encontraba en el palo mayor de muchos barcos antiguos, desde la que se gritaban frases tan populares como ¡Tierra  a la vista!. Dicho con otras palabras, el carajo era el punto más alto y con mayor visibilidad de toda la nave desde el que se podía divisar por fin un lugar en el que atracar después de una larga travesía. También era el punto desde el que se hacía guardia para prevenir a la embarcación de posibles ataques de embarcaciones piratas o enemigas.

Como podréis imaginar, estar en ese punto tan alto del barco donde se estaba expuesto al viento, el frío, la lluvia, los vaivenes del fuerte oleaje, etc., no era el lugar más deseado por la tripulación y de hecho dicen que se solía enviar allí al marinero que había errado en sus funciones a bordo a modo de castigo. De ahí viene lo de que irse al carajo sea irse a un lugar poco deseable (como si te mandan a la mierda, con perdón…).

Ejemplos: Al ser una expresión que no se conjuga, no es tan importante poner ejemplos como en otras ocasiones. Simplemente cuando sientas la necesidad de mandar a alguien a tomar viento, otra forma de decirlo es vete al carajo.

Y bueno, como viene siendo habitual, terminaremos el post de hoy con una imagen relacionada con la temática del día: el mar. Espero que os haya gustado… y que no os manden mucho al carajo 😉

Dedicada a Rubén C. quien me descubrió el fascinante origen de la expresión de española de hoy y quien, sin saberlo, me animó a retomar mi actividad bloguera. ¡Muchas gracias!

puerto-alghero

Cortar el bacalao

Iniciamos el año con una expresión interesante y deliciosa: cortar el bacalao. Y como ya os adelantaba en el primer post del año, a continuación iré desgranando la explicación del modismo de hoy en 5 apartados. Así que sin más dilación… ¡allá vamos!

Significado. El que corta el bacalao es el que manda, el que decide.

Explicación. Cortar el bacalao significa, como bien dice la RAE, mandar o disponer de hecho. Es decir, tener el mando, tener el control, ser el que decide. El que corta el bacalao no tiene por qué siempre ser el “jefe” oficial. Muchas veces hay gente que tiene mucho poder en la sombra que los que mandan oficialmente, es decir, que sin ser alguien que tenga un cargo decisivo u oficial, realmente es quien decide cómo y cuándo se hacen las cosas. Por eso y aunque no se trabaje en una tienda de salazones, pescados o embutidos es tan importante saber quién corta el bacalao 😉

Origen. Antiguamente, al no haber neveras, cámaras frigoríficas ni congeladores, los alimentos se conservaban de otra forma. Una de las más populares era usando sal. Todos los productos que así se conservaban (y que siguen conservándose de ese modo a día de hoy) se denominan salazones. Pues bien, parece ser que alrededor del siglo XVI, tras popularizarse el bacalao en salazón en España sobre todo en regiones como el País Vasco y Cataluña, se empezó a utilizar también en el nuevo mundo donde a los esclavos de las regiones caribeñas se les alimentaba con tiras de bacalao (conservado en sal pero desalado para su consumo). Los esclavos formaban larguísimas filas y ante ellas, el capataz iba cortando los pedazos que le entregaba a cada uno para que se alimentase. Y de él dependía que los pedazos fuesen más o menos grandes, de ahí la importancia de quien corta el bacalao.

Ejemplos. He llegado a la empresa y la verdad es que estoy muy confusa. Todavía no sé quién corta aquí el bacalao. Cuando llegas a un sitio nuevo es muy importante saber quién manda y a quién hay que hacer caso, tampoco para hacerle la pelota, pero sí para evitar cometer grandes equivocaciones.

Y por último llega la foto. Que aunque no pueda ser de un buen bacalao, sí es de otro pescado que también se conserva en salazón: las sardinas arenques. Espero que os guste (a mí nada más verla me ha entrado el gusanillo). ¡Que disfrutéis del día!

sardinas

Gracias a Diekk por la foto de hoy

Bienvenidos a 2016 con más expresiones y un nuevo formato

Antes de nada… ¡Feliz año nuevo! ¿Qué tal van esas fiestas? ¡Espero que muy bien! Para mí han supuesto días de descanso (ay, cómo los necesitaba) y como supongo que para la mayoría de vosotros, días de reflexión y de establecimiento de buenos propósitos para el nuevo año que acaba de empezar y es por eso por lo que estoy aquí de nuevo. Durante todo este periodo importante de inactividad en el que no he dejado de recibir muchísimos comentarios, nuevas suscripciones y hasta una opción de compra de compra de mi blog (lo cual agradezco enormemente, de verdad, porque hacéis que este esfuerzo realmente merezca la pena), cada vez que recibía una nueva notificación de mi querido WordPress siempre pensaba, vaya, tengo que retomar mi actividad bloguera (bueno, mi insistente familia también ha tenido algo que ver 🙂 ). Así que nada, aquí vuelvo a la carga con más expresiones y con un nuevo formato en las entradas que espero que os sea muy útil e interesante. Os cuento. Recopilando algunas sugerencias que me han ido llegando durante todo este tiempo, a partir de ahora cada entrada se compondrá de las siguientes secciones:

Significado. Para aquellos que van al grano y que simplemente quieren saber el significado de la expresión en sí. Sin más.

Explicación. Para aquellos que quieran entretenerse un poquito más y que quieran dedicar algo más de tiempo para asentar bien las bases del significado de la expresión. Gracias por adelantado a todos aquellos que os detengáis a leer la explicación larga ya que me encanta escribir y esta es la forma que tengo para desquitarme 🙂

Origen. Intentaré siempre incluirlo aunque a veces no será sencillo.

Ejemplos. Sin ellos, este blog no sería el mismo.

Foto. Para ilustrar cada entrada o simplemente para que os quedéis con un bonito recuerdo tras leerla.

¿Qué os parece? ¿Os gusta la nueva estructura? Aún está calentita, así que todavía estamos a tiempo de hacer algunos cambios.

Y para ilustrar el largo camino que aún nos queda por recorrer juntos, comparto con vosotros una nueva imagen, en este caso de la famosa ruta 66 de Estados Unidos (incluso creo que es muy cercana al punto exacto en el que Forrest Gump decidió dejar de correr… espero que no sirva de precedente). ¡Os veo muy pronto!

carretera-ruta-66Gracias a Diekk por esta foto de la ruta 66

Hacer el Agosto

Que sí, que ya lo sé, que no estamos en verano sino rozando las Navidades, pero precisamente por eso quería introducir hoy la expresión española Hacer el agosto. En breve sabréis por qué y es que durante las Navidades hay muchos que hacen su Agosto.

Hacer el agosto es, en pocas palabras, enriquecerse mucho en un momento concreto y determinado. Las tiendas de juguetes, por ejemplo, en Navidad hacen su agosto (porque es la época del año que más venden). Lo mismo pasa con las tiendas de turrones (que también hacen su Agosto por Navidad). O las joyerías. O los grandes almacenes. Sin embargo, los que venden aires acondicionados hacen su Agosto en verano, al igual que los que venden helados. Los que venden chimeneas hacen su Agosto en invierno. Como habréis podido observar, hay algunos sectores que durante una temporada concreta es cuando más incrementan sus ventas. Si eso es así decimos que en esa época hacen su Agosto.

Y para los más curiosos del blog os diré que la expresión española de hoy tiene su origen en el campo como otras expresiones ya incluidas en este blog como Ir al grano, Como agua de Mayo, No ser trigo limpio o Quien siembra vientos recoge tempestades. Volviendo al origen de nuestra frase, se dice que lo que hacían algunos agricultores era, una vez recolectaban la cosecha, almacenarla para venderlas en el momento oportuno y lucrarse lo más posible. Que gente con visión de negocio hay desde hace mucho tiempo.

Y bueno, incluida la explicación, los ejemplos y el origen, doy ya paso sin más dilación a la foto de hoy de la entrada del mercado de Valencia, otro de esos lugares que con tanta comida y tanta cena hace su Agosto en Navidad. ¡Espero que os guste! Esta y otras fotos las encontraréis en el perfil de flickr de Diekk. ¡FELICES FIESTAS A TODOS!

Puerta del mercado de Valencia

Mercado central de Valencia

De perilla

Ya sé que estamos en Noviembre, mes del movimiento Movember (aprovecho la ocasión para dar todo mi apoyo a esta causa), pero, a pesar de ello, la expresión española de hoy ,“de perilla”, no tiene nada que ver con los bigotes ni las barbas. Ahora veréis por qué.

¿En alguna ocasión habéis escuchado algo como “uy, la paga extraordinaria de este mes de Agosto me viene de perilla porque se me acaba de romper el coche y así tendré dinero para poder arreglarlo”. U otra situación como “ay, Juan, me viene de perilla que estés por aquí. Tengo un problema con mi ordenador y ya no sé qué hacer para arreglarlo. No sabes cómo envidio a la gente como tú que se entiende tan bien con las máquinas”. Si es así, ya sabréis a qué me estoy refiriendo y si no, pues bueno, aunque hoy haya empezado la casa por el tejado (mira, otra expresión, si es que no puedo evitarlo 😉 ), es decir, invirtiendo el orden que sería natural y al que os tengo acostumbrados (significado, ejemplos y si lo conozco, origen de la expresión), pues bueno, así tenéis ya muy claro a qué me estoy refiriendo.

Y aunque creo que más o menos ya habréis captado el significado, os diré formalmente que se suele utilizar este modismo para indicar que algo o alguien nos viene genial, que nos ayuda un montón.

Y ¿de dónde vendrá eso de la perilla? Pues como en muchas otras ocasiones, viene de algo de lo más normal y mundano. La perilla es una especie de agarradero que hay en las sillas de montar caballos, a la cual se agarran los jinetes poco experimentados o que siempre está accesible como agarradero para quien, aunque sepa cabalgar, se enfrente a una situación inesperada. Si tenéis en mente la imagen de un vaquero del oeste sobre su caballo, a menudo veréis que suele tener la mano agarrada a este saliente de la silla de montar.

Y bueno, al ser algo tan útil y que viene tan bien, de ahí viene el hecho de que relacionemos la perilla con las cosas que van genial.

¿Qué os ha parecido, interesante? ¡Espero que sí! Y si no, al menos siempre me queda la opción de sorprenderos con una buena foto. Una imagen que refleja una puerta a la que le vendría de perilla un buen lijado y una buena capa de pintura (no pierdo oportunidad para seguir poniendo ejemplos ¿eh? No tengo remedio…). Espero que os guste. ¡Hasta pronto!

Puerta oxidada

Antigua puerta oxidada

Muchas gracias a nuestros fotógrafo oficial Diekk.

Echar el muerto a otro

Lo reconozco, así a bote pronto la expresión española del día no es muy simpática que digamos, pero chicos, para conocer algo a fondo a veces hay que enfrentarse a situaciones poco agradables, así que, allá vamos.

Echarle a uno el muerto significa echarle la culpa de algo a alguien que realmente es inocente, es decir, descargar en otro tu culpa. Sí, así de simple. No me echéis a mí el muerto de que es un significado demasiado sencillo. 😉

¿Y de dónde proviene el origen de esta expresión? Pues el origen de esta expresión española data nada más y nada menos que de la Edad Media, tiempo en el que cuando se hallaba el cadáver de una persona asesinada en un pueblo, si no se conseguía dar con el asesino, dicho pueblo se veía obligado a pagar una multa (era una especie de incentivo a que, si alguien del pueblo tenía noticias del asesino, informase a las autoridades de ello delatando al asesino). Lo que empezó a suceder entonces fue que, cuando en un pueblo se hallaba a una víctima de un asesinato, sus vecinos aprovechaban la oscuridad de la noche para trasladar entre varios el cadáver al pueblo vecino, echándoles así el muerto a ellos y librándose de la multa que, de haberse quedado con su muerto habrían tenido que pagar.

Hay que ver a dónde llega el ingenio humano, ¿verdad? Bueno, espero que tras estos datos curiosos veáis con mejores ojos la expresión española de hoy. Y por si no ha sido suficiente, os dejo con una bella imagen de nuestro fotógrafo favorito de un precioso pueblo de Extremadura que os recomiendo visitar si tenéis la más mínima oportunidad, Trujillo. Espero que durante su Historia no hayan tenido que echar ningún muerto a otro pueblo.

Vistas del pueblo de Trujillo

Vistas del pueblo de Trujillo

¡Que tengáis un día genial!