De perilla


Ya sé que estamos en Noviembre, mes del movimiento Movember (aprovecho la ocasión para dar todo mi apoyo a esta causa), pero, a pesar de ello, la expresión española de hoy ,“de perilla”, no tiene nada que ver con los bigotes ni las barbas. Ahora veréis por qué.

¿En alguna ocasión habéis escuchado algo como “uy, la paga extraordinaria de este mes de Agosto me viene de perilla porque se me acaba de romper el coche y así tendré dinero para poder arreglarlo”. U otra situación como “ay, Juan, me viene de perilla que estés por aquí. Tengo un problema con mi ordenador y ya no sé qué hacer para arreglarlo. No sabes cómo envidio a la gente como tú que se entiende tan bien con las máquinas”. Si es así, ya sabréis a qué me estoy refiriendo y si no, pues bueno, aunque hoy haya empezado la casa por el tejado (mira, otra expresión, si es que no puedo evitarlo 😉 ), es decir, invirtiendo el orden que sería natural y al que os tengo acostumbrados (significado, ejemplos y si lo conozco, origen de la expresión), pues bueno, así tenéis ya muy claro a qué me estoy refiriendo.

Y aunque creo que más o menos ya habréis captado el significado, os diré formalmente que se suele utilizar este modismo para indicar que algo o alguien nos viene genial, que nos ayuda un montón.

Y ¿de dónde vendrá eso de la perilla? Pues como en muchas otras ocasiones, viene de algo de lo más normal y mundano. La perilla es una especie de agarradero que hay en las sillas de montar caballos, a la cual se agarran los jinetes poco experimentados o que siempre está accesible como agarradero para quien, aunque sepa cabalgar, se enfrente a una situación inesperada. Si tenéis en mente la imagen de un vaquero del oeste sobre su caballo, a menudo veréis que suele tener la mano agarrada a este saliente de la silla de montar.

Y bueno, al ser algo tan útil y que viene tan bien, de ahí viene el hecho de que relacionemos la perilla con las cosas que van genial.

¿Qué os ha parecido, interesante? ¡Espero que sí! Y si no, al menos siempre me queda la opción de sorprenderos con una buena foto. Una imagen que refleja una puerta a la que le vendría de perilla un buen lijado y una buena capa de pintura (no pierdo oportunidad para seguir poniendo ejemplos ¿eh? No tengo remedio…). Espero que os guste. ¡Hasta pronto!

Puerta oxidada

Antigua puerta oxidada

Muchas gracias a nuestros fotógrafo oficial Diekk.

2 pensamientos en “De perilla

  1. marisol

    muchas gracias por esta explicación que yo conocía pero ignoraba su procedencia. Yo soy “profesora” de español voluntaria en una casa de la cultura en la región parisina y a veces me encuentro desamparada frente a preguntas de mis alumnos que suelen querer saber el porque de tal o tal expresión.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s