La gota que colmó el vaso


Bueno, bueno, bueno…. hoy hablaremos de la paciencia. La paciencia, para quienes no estén demasiado familiarizados con ella es la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse.

Y bueno, para quien no sepa lo que significa colmar (porque gota y vaso sí supongo que sabréis lo que son) tengo que decir que es llenar completamente hasta tal punto en el que nos pasamos, que se desborda el contenido, que no puede aguantar todo lo que le hemos echado dentro.

Ahora imaginaos cualquiera de las siguientes situaciones: el despertador de un compañero de piso que no para de sonar pero a él no parece importarle, un árbitro de fútbol de juveniles que no para de ser insultado por los padres de los chavales, un grifo que gotea sonoramente en el baño que tenemos junto a nuestra habitación… Pues bien, cualquiera de estas tres situaciones las aguantamos hasta un límite, pero una vez pasado ese límite, explotamos y no podemos controlar nuestra rabia e ira y actuamos en consecuencia.

vaso1.jpg

Pues bien, ese hecho que nos hace pasar el límite de nuestro aguante (cuando por ejemplo el despertador de nuestro compañero de piso por fin se apaga a los 20 minutos de haber empezado a sonar pero que después de 5 minutos vuelve a empezar a sonar gracias al botón snooze, cuando en el partido de fútbol los padres ya pasan de las palabras a tirar objetos sobre el árbitro o cuando estamos intentando conciliar el sueño y nos dan las 2 de la mañana escuchando el clic clic clic del agua del grifo que cae….), pues bien, ese momento es en el que decimos: esto ya es la gota que colmó el vaso.

En esta expresión nuestra paciencia está representada por un vaso y las cosas que nos molestan son el agua que van llenando el vaso. Hay gente que tiene la paciencia del tamaño de un vaso de chupito y otra gente que la tiene del tamaño de una bañera, pero en cualquier caso y sea cual sea el tamaño de tu paciencia, siempre habrá algún momento en la vida en el que las cosas que te molestan lo irán llenando hasta que no puedas más y ese agua se desborde.

Dedicado a Yoann Grange.

Anuncios

10 pensamientos en “La gota que colmó el vaso

  1. Vladka

    Hola de Chequia!

    Qué guapo este blog! Acabo de descubrirlo y menos mal, pues ha aparecido en el momento oportuno – estoy preparándome para el exámen de castellano DELE y nos lo ponen difícil, es para volverse loco. La verdad es que hubiera necesitado un año más como mínimo para abarcar la tremenda cantidad de refranes y expresiones que se utilizan en español.

    Brindo por vuestro trabajo!
    Saludos del norte!

    Vladka

    Responder
    1. Ubyrajara Faria

      VBlogger, es muy bonita y inteligente. su refrán: “La gota que colmó el vaso”
      Acá en Brasil decimos: “Fue la última gota”; y cuando uno tiene la paciencia del tamaño de un vaso de chupito, nosotros decimos (en portugués: “fulano tem pavio curto”).
      Saludos, linda.

      Responder
  2. Pingback: Крылатые выражения, которые многим обламали крылья,1 | ¿ Hablas español ?

  3. Pingback: Крылатые выражения, которые многим обломали крылья,1 | ¿ Hablas español ?

  4. Pingback: Крылатые выражения, которые многим обломали крылья,1 « ¿ Hablas español ?

  5. Pingback: Expresiones Españolas | Yo enseño español, ¿y tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s