Ser un correveidile


Bueno, para terminar la semana os traigo un bonito “palabro” 😉

Probablemente, cuando lo hayáis visto así de repente no habréis sabido lo que es pero, ¿y si intentáis decirlo lentamente? O mejor aún, ¿y si os dijera que esa palabra proviene de unir las palabras corre, ve y dile? Mucho mejor, ¿verdad? Pues… empecemos!

Antiguamente cuando no había teléfonos móviles, ni empresas de mensajería como UPS o FedEx, cuando la mayor parte de la gente ni siquiera sabía escribir, se utilizaban personas para transmitir mensajes (los cuales, también eran llamados mensajeros). Dicho mensaje se le decía de palabra al mensajero quien debía correr a decírselo al destinatario (a la persona a la que iba dirigida el mensaje).

La acción transcurría de una forma parecida a lo siguiente (esto es un diálogo):
Remitente: “Corre, ve y dile al Sr. López que el Sr. Alcalde quiere verle”.
Mensajero: “Si Señor. Ahora mismo voy a decírselo al Sr. López”.

Y debido a que los mensajeros siempre escuchaban lo de “corre, ve y dile” antes de cada mensaje, se les empezó a llamar correveidiles.

Por otro lado, al transmitir mensajes de unas personas a otras, al final estos mensajeros disponían de un montón de información y se enteraban de todo lo que pasaba en el pueblo o en el núcleo en el que vivían. Y como no nos gusta perder palabras del pasado, hoy en día, aunque ya no haya mensajeros como los de antes, a todo el que va contando las cosas de los demás, a los cotillas, los que hablan de las cosas de unos y otros, se le llama correveidiles.

Dedicado a Fer por proponer esta curiosa y genial palabra.

Anuncios

5 pensamientos en “Ser un correveidile

  1. Amapola

    Una palabra curiosa, y su explicación( como siempre) es interesante y informativa. Soy estudiante de español y adoro su blog. He aprendido muchas expresiones y palabras gracias a usted.

    Responder
  2. VBlogger Autor de la entrada

    Fer, Amapola: Gracias por vuestros comentarios! 😀

    Yoann, se llama palabro a una de esas palabras inventadas (que en realidad no existen pero que se forman a partir de la traducción de otro idioma, de la composición de varias palabras, etc.) o a palabras muy extravagantes dichas fuera de contexto (por ejemplo, utilizar una palabra muy rebuscada para designar a un objeto cotidiano en una conversación coloquial). Gracias por preguntar! 😉

    Responder
  3. Pingback: Expresiones Españolas | Yo enseño español, ¿y tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s