Para terminar la semana vamos a ver otra de esas expresiones que son muy comúnmente utilizadas en el día a día del lenguaje español. La expresión española de hoy la he escuchado en 2 modalidades: en casa de herrero, cuchillo de palo y en casa de herrero, cuchara de palo. La más utilizada es la primera, pero como el significado real de la frase acepta ambas posibilidades, pasemos a explicar cuándo podemos usar esta expresión.

Por si alguno tiene alguna duda, un herrero es aquel que trabaja el metal (el hierro) y un palo es una pieza normalmente de madera, mucho más larga que gruesa, generalmente cilíndrica y fácil de manejar. En general, si decimos que algo es de palo, es como si dijésemos que es de madera.

Dicho esto, ya habréis intuido el significado de la frase: hay veces en las que las cosas no son como se esperan o como deberían ser. Lo lógico y normal es que el herrero tuviese todos sus cubiertos de metal, pero como veremos, no siempre es así, sino que donde menos lo esperas, se encuentran rarezas de este tipo.

Por ejemplo, conozco a un chico que es mecánico y sin embargo lleva su propio coche hecho un desastre: va sin frenos, los amortiguadores casi ni existen y de la chapa del coche ya ni hablamos (Mariano, esta va por ti!). Lo lógico sería que llevase el coche impecable, pero después de pasarse el día entero arreglando coches, lo que menos le apetece en sus ratos libres es precisamente arreglar el suyo, y así le pasa, que lleva el coche hecho un auténtico desastre. Pues bien, este es un ejemplo perfecto para mostrar un caso en el que se podría utilizar la expresión de hoy: en casa de herrero, cuchillo de palo.

Y para terminar, una curiosidad: en inglés el equivalente a en casa de herrero cuchillo de palo sería algo como the shoemaker’s son always goes barefoot. Como veis, cambian al herrero por un zapatero, pero en el fondo, el sentido es el mismo.

Y ahora… a disfrutar de un excelente fin de semana!

About these ads