Esta expresión española tiene un montón de variantes como “a caballo regalado no se le miran los dientes”, “a caballo regalado no se le mira el dentado” o simplemente “a caballo regalado…” (la gente ya sabe cómo termina la frase y por tanto, no siempre se dice completa), pero bueno, al final es siempre la misma.

Para evaluar la calidad de los caballos, los expertos les miran los dientes para conocer su edad, su salud y muchas otras cosas que mis conocimientos no alcanzan, pero bueno, al final lo importante es saber que la mejor forma que tienen los expertos para saber el verdadero estado de un caballo es mirándole los dientes.

Pues bien, cuando alguien dice “a caballo regalado no le mires el dentado” significa que si te dan algo gratis, si te regalan algo, que no seas tan quisquilloso como para quejarte de que no te gusta o de que no es demasiado bueno. Un regalo es un regalo, y no se puede exigir mucho. Encima que te sale gratis!

Imaginad que os apuntáis a un gimnasio y os regalan una camiseta. Probablemente esa camiseta sea de la marca “Fruit of the Loom” o algo peor y, bueno, aunque a todos nos gustaría que nos hubiesen regalado una camiseta Nike de última generación, pues que queréis que os diga, es un regalo y tampoco se puede exigir más, así que… Sed buenos y dar las gracias de todas formas. Siempre le encontraréis alguna utilidad. Hay camisetas que son excelentes trapos para limpiar!  ;)

About these ads