Archivo de la categoría: lenguaje

Ser un manitas

¿Qué tal esta yendo el verano? ¿Os está tocando hacer muchos de esos arreglos caseros que se van aplazando hasta tener más tiempo libre? Sí, me refiero a lijar y barnizar sillas, ventanas, arreglar ese grifo que gotea desde hace meses, pintar la casa, arreglar esa tele vieja que tenemos olvidada en una habitación… Pues bien, si es así, este post os encantará… o lo odiaréis tremendamente 😀

Un manitas es alguien que tiene gran habilidad para hacer las cosas que acabamos de describir anteriormente. Es una persona a quien suelen gustarle los trabajos manuales y quien con más maña (habilidad) que fuerza y muchas veces sin necesitar grandes herramientas es capaz de que cualquier cosa vuelva a funcionar. Seguro que si no lo sois vosotros conocéis a alguien en la familia, un vecino, un amigo, a quien arreglar cosas se le da muy bien y además lo hace con mucho gusto. Pues bien, a esa persona se le dice que es un manitas.

Siempre está bien tener a un manitas cerca porque, antes o después, se termina siempre rompiendo algo y si conocemos a alguien que lo es, el coste de la reparación será simplemente una tarta, una cerveza o como mucho una cena (dependiendo de la magnitud de la reparación). Además, normalmente, los manitas son muy cuidadosos con lo que hacen y no suelen hacer ningún desastre como los fontaneros poco profesionales que te rayan en suelo con sus herramientas o los mecánicos que te dejan una huella de grasa en el techo del coche o los pintores que te golpean el techo con su escalera. No, al contrario que esa gente, los manitas suelen ser, además de hábiles, más respetuosos y cuidadosos con lo que les rodea (a los otros se les llama chapuzas, pero esa es otra historia que dejaremos para otro día).

Bueno, pues hoy no creo que haga falta ejemplo alguno ya que hemos ido introduciendo la expresión española de hoy a lo largo de toda la explicación, pero una buena imagen no puede faltar. Así que os dejo con la imagen de uno de los templos de Angkor Vat en Camboya ya que quien esculpió esas figuras en la piedra tenía que ser todo un manitas.

Bailarinas en el templo de Ta Prohm (Angkor Vat, Camboya)

Bailarinas en el templo de Ta Prohm (Angkor Vat, Camboya)

Gracias a Diego por la foto del post de hoy.

Anuncios

Estar en la gloria

Hoy vamos a incluir en este blog de expresiones españolas una frase ideal para esta época del año ya que se repite a menudo cuando uno está de vacaciones: estar en la gloria. Cuando alguien dice eso se refiere a que está genial, como si estuviese en el paraíso, está feliz y gozoso, probablemente no podría estar mejor que en ese momento.

Como supongo que estaréis algo perezosos porque en verano no apetece mucho esforzarse y la frase de hoy es muy sencilla, os pondré un par de ejemplos de uso para que la conjuguéis como se debe 😉

Ejemplo 1. Desde que nos compramos la casita en el campo estoy en la gloria: no hay ruido de coches por la noche, puedo desayunar tranquilamente en el porche con vistas al lago y puedo echarme la siesta en mi cómoda hamaca. ¡Qué más se puede pedir!

Ejemplo 2. Me encanta este chiringuito. Poder comer una paella con los pies rozando la arena, buena música de fondo, buenos postres para terminar la comida… Cada vez que vengo estoy en la gloria.

Facilito ¿verdad? Pues bueno, por si a alguien le ha quedado alguna duda y sois de los que pensáis que una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo la imagen de un lindo gatito que está en la gloria. Cómo podría estar mejor que disfrutando plácidamente de una siesta a la sombra. Ay, quien fuera ese gato ahora mismo…

Gato durmiendo

Gatito durmiendo la siesta

Muchas gracias a Diego por la foto del post de hoy.

Ser un pedazo de pan

El pan, al igual que los huevos, es uno de los ingredientes fundamentales de muchas expresiones españolas. ¿Recordáis frases como Ser pan comido, No sólo de pan vive el hombre, Pan para hoy y hambre para mañana o Al pan pan y al vino vino? Pues hoy llega otra expresión en la que el pan es el protagonista.

El pan le gusta a casi todo el mundo. Es el perfecto acompañamiento casi para cualquier cosa que nos apetezca comer. Incluso comer solo pan es un placer y es que… es tan tierno… Pues bien, decimos que alguien es un pedazo de pan cuando es muy buena persona, una de esas personas encantadoras de las que solo podemos decir cosas buenas. Sí, alguien así es un pedazo de pan.

Y bueno, como creo que la explicación es sencilla y clara, ahora voy a poner un ejemplo para que veáis cómo se usaría en una frase.

Juan es un pedazo de pan. Siempre que le pido que me acompañe lo hace con mucho gusto.

¿Veis lo bueno que es Juan? Todo un encanto. Y hablando de cosas encantadoras y parece que el verano ya ha llegado para quedarse, aquí os dejo con la imagen de una bella cala de Mallorca. ¡Espero que os guste!

Cala Pi

Cala Pi

Muchas gracias a Diego por la foto del post de hoy.

Salirse de madre

¿Sabéis lo que es salirse de madre? ¿No? Pues habéis aterrizado en el lugar idóneo porque aquí llega la explicación de la expresión española de hoy: salirse de madre.

Salirse de madre es excederse extraordinariamente de lo acostumbrado o regular. ¿Recordáis la expresión pasarse 3 pueblos? Pues sería incluso más. ¿Nunca os ha pasado que algo que en principio parecía controlado de repente empieza a descontrolarse de tal manera que ya no hay manera de enmendarlo? Pues ese sería el momento ideal de usar la expresión de hoy.

Y con mucho criterio os preguntaréis ¿pero de dónde viene esta expresión? Pues veréis, si consultáis el diccionario de la real academia española veréis como madre también es el cauce de un río y cuando un río se desborda se dice que se ha salido de madre. De ahí que, para otras cosas en las que el exceso conlleva efectos negativos se use la expresión salirse de madre.

Y bueno, ahora que ya sabemos el origen, vayamos con el ejemplo.

Juan montó el otro día una fiesta a la que acudió tanta gente que al final se salió de madre y tuvo que intervenir la policía. Es decir, en la fiesta hubo tantos excesos que la cosa se desbordó y los vecinos terminaron llamando a la policía para que la fiesta se acabase.

Y después de tanto exceso, os dejo con una relajante imagen de una bella puesta de Sol, porque al fin y al cabo, después de la tormenta siempre llega la calma. Que disfrutéis de vuestro día.

Vistas desde la Cova d'en Xoroi en Menorca

Vistas desde la Cova d’en Xoroi en Menorca

Gracias a Diego por la foto del post de hoy.

Rascarse la barriga

Ay, qué pereza más grande me da escribir la expresión española de hoy… con lo a gustito que estaría yo rascándome la barriga… ¿Empezáis a intuir lo que significa la frase de hoy? ¿Aún no? Pues… ¡empezamos!

Decimos que alguien se rasca la barriga cuando hace el vago, holgazanea o simplemente no está haciendo nada de nada. Es muy común que cuando alguien no tiene absolutamente nada que hacer se tumbe boca arriba descansando plácidamente y, de vez en cuando, para entretenerse, haga algo como por ejemplo rascarse la barriga. Lo siento, sé que esta afirmación no es 100% sólida, pero si lo pensáis tiene bastante sentido. O al menos eso debió pensar el que inventó la expresión española de hoy.

Y ahora, como viene siendo habitual, vamos a incluir un par de ejemplos.

Mira a Juan, desde que ha terminado la carrera está ahí todo el día rascándose la barriga. No sé a qué espera para ir a buscar un trabajo. Juan ha terminado de estudiar y ahora se pasa el día en casa holgazaneando, sin hacer nada.

Este Domingo lo único que voy a hacer es rascarme la barriga. Probablemente tras una dura semana de trabajo, estemos esperando al Domingo para descansar y no hacer absolutamente nada, que de vez en cuando, tampoco está nada mal.

Y bueno, como hoy va la cosa de barrigas, os dejo la imagen de una niña con una barriguita preciosa. ¡Espero que os guste!

Niña camboyana

Muchas gracias a Diego por la foto del post de hoy.

ABC day

Hoy voy a hacer algo un poco fuera de lo normal, pero quería apoyar la excelente labor de una bloguera a quien tengo mucho cariño y que ha tenido una gran idea. Su cabecita privilegiada creó un concepto que bautizó como el ABC day y que no es otra cosa que intentar plasmar con las letras del abecedario cómo eres, qué cosas refleja tu blog… ¿Verdad que es una forma genial de aguzar el ingenio? Pues bueno, aquí os dejo con mi versión del ABC day que, como no podía ser de otra forma, recoge una de las expresiones españolas más populares con cada una de las letras del abecedario. ¡Espero que os guste!

Mi versión del ABC day

Mi versión del ABC day

Y ya sabéis que si queréis verlas todas, siempre podéis acudir al súper índice que contiene la página Lista de Expresiones Españolas.

Y si queréis pasar un buen rato de buen rollo con un montón de buenas ideas para disfrutar de la vida y otras cosas súper bonitas, os invito a que visitéis el blog de Carmen, la creadora de este concepto: http://www.milowcostblog.com

Pues nada, esto es todo por hoy. ¡Que disfrutéis de un día estupendo!

Poner los puntos sobre las íes

La expresión española de hoy a lo mejor no es de las más comunes o frecuentemente utilizadas, pero no por ello deja de tener su gracia sobre todo cuando conocemos su origen. Pero bueno, vayamos paso a paso.

Poner los puntos sobre las íes es dejar claras las cosas o concretar algo. Por ello, si escuchamos a alguien usar esta expresión no es que nos esté pidiendo que cojamos un bolígrafo y nos pongamos a dibujar un montón de puntitos sobre algunas letras, sino que, como hemos dicho antes, hay que dejar claro y sin lugar a dudas algún asunto que parece confuso.

Y esta expresión ¿de dónde viene? Pues resulta que cuando se usaba el latín era común encontrar en los escritos palabras que tenían 2 íes seguidas. Originalmente la letra i no tenía puntito en su parte superior lo cual provocaba que, comúnmente se confundiesen 2 íes seguidas con una u. Para evitar esto, se empezó poniendo una especie de rayita sobre las íes, dejando así muy claro cuándo era una i y cuándo era una u. Dicha rayita poco a poco se fue acortando hasta convertirse en el punto de hoy en día. De ahí que, para dejar muy claro el escrito se pidiese eso de poner los puntos sobre las íes.

Y para dejar aún más claro el uso de la expresión española de hoy, vamos a poner un par de ejemplos:

María, es hora de poner los puntos sobre las íes. Si estás en este piso tienes que colaborar en las tareas de limpieza como el resto. En este caso, la dueña del piso en el que vive alquilada María le deja muy claro que o colabora en la limpieza del piso o no le renovará el contrato de alquiler (se lo está dejando muy claro).

Le he tenido que poner los puntos sobre las íes a Juan. Es cierto que como becario no tiene un gran sueldo, pero aquí no se viene a pasar el día chateando. En esta ocasión el jefe de un departamento le comenta a un compañero que ha tenido que llamar la atención a Juan, un chico que está haciendo unas prácticas, para dejarle claro que aunque cobre poco dinero no puede pasarse el día hablando con sus amigos por Internet.

Bueno, pues espero que os haya quedado más claro que el agua. Y hablando de agua, os dejo con una foto de las cristalinas aguas de una playa de Tailandia. ¡Espero que os guste!

Playa de Tailandia

Gracias a Diego por la foto del post de hoy.