Archivo de la categoría: pan

Ser un pedazo de pan

El pan, al igual que los huevos, es uno de los ingredientes fundamentales de muchas expresiones españolas. ¿Recordáis frases como Ser pan comido, No sólo de pan vive el hombre, Pan para hoy y hambre para mañana o Al pan pan y al vino vino? Pues hoy llega otra expresión en la que el pan es el protagonista.

El pan le gusta a casi todo el mundo. Es el perfecto acompañamiento casi para cualquier cosa que nos apetezca comer. Incluso comer solo pan es un placer y es que… es tan tierno… Pues bien, decimos que alguien es un pedazo de pan cuando es muy buena persona, una de esas personas encantadoras de las que solo podemos decir cosas buenas. Sí, alguien así es un pedazo de pan.

Y bueno, como creo que la explicación es sencilla y clara, ahora voy a poner un ejemplo para que veáis cómo se usaría en una frase.

Juan es un pedazo de pan. Siempre que le pido que me acompañe lo hace con mucho gusto.

¿Veis lo bueno que es Juan? Todo un encanto. Y hablando de cosas encantadoras y parece que el verano ya ha llegado para quedarse, aquí os dejo con la imagen de una bella cala de Mallorca. ¡Espero que os guste!

Cala Pi

Cala Pi

Muchas gracias a Diego por la foto del post de hoy.

Anuncios

Hacer buenas migas

Dentro de las múltiples expresiones españolas que están relacionadas con la gastronomía, tiene un lugar destacado la expresión española de hoy: hacer buenas migas.

Hacer buenas migas con alguien es llevarse bien, caerse bien, conseguir que haya una buena relación con esa persona.
¿Sabéis lo que es la miga de pan, verdad? Pues en España se prepara, desde hace mucho tiempo, un plato llamado migas, que originalmente consiste en miga de pan desmenuzado que se remoja con agua y aceite y se sofríe después con algunos ajos (después hay múltiples variedades de este plato, pero la receta básica es esa). Como veréis es una comida humilde pero muy nutritiva y popular entre los pastores.

Nunca llegaré a tener la certeza de si el origen de la frase se inspiró en el hecho de que se prepare el plato en armonía entre varias personas (ya que desmenuzar un buen pan conlleva su tiempo y probablemente se realizaba entre varias personas) o al hecho de compartirlas después durante la comida disfrutando de ese momento en un tono amable y de concordia, aunque según he leído por ahí, parece que este segundo origen tiene más adeptos. Pero bueno, sea cual sea el origen, lo cierto es que la expresión hacer buenas migas ha llegado a nuestros días como un símbolo de concordia y buena relación.

Vamos a poner un ejemplo para veáis cómo se conjuga: Estoy súper contenta, Juan y Pablo han hecho buenas migas enseguida. (Pues eso, que Juan y Pablo nada más conocerse se han caído bien y parece que tendrán una buena relación).
Ojo, no confundir la expresión de hoy con dejar hecho migas a alguien, lo cual significa destrozarlo…

Y para acabar con el post de hoy, una foto dedicada a mi amigo y gran amante del pan. Joaquín, ¡esta va por ti! 😀

Muchas gracias a Gabriel Orgaz por la foto del post de hoy.

Olerse la tostada

Antes de empezar, dejadme que disfrute de ese instante en el que alguien está tostando pan y su embaucador aroma invade de forma inevitable toda la atmósfera que te rodea. Mmmmm… ¡qué momento! Hay que ver lo evocadoras que pueden ser algunas palabras. En fin, vayamos al grano y analicemos con cariño la expresión española de hoy, que además, nos va a servir para matar dos pájaros de un tiro.

Me explico. Hay una expresión que es “olerse algo” y otra que es “olerse la tostada”. Están relacionadas, pero tienen connotaciones diferentes. Así como cuando percibimos un aroma a café podemos imaginar que alguien está preparándolo, usamos la expresión “olerse algo” cuando intuyes (sospechas con bastante certeza) que algo va a pasar o que algo es de una determinada forma antes de que te confirmen que es así. Por otro lado, si a lo de “olerse” le añadimos lo de “la tostada”, estaremos indicando que estamos adivinando algo secreto que no interesa desvelar por algún motivo. De hecho, según la RAE, olerse la tostada es “Adivinar o descubrir algo oculto, como una artimaña, una trampa, etc.”, es decir, que oficialmente tiene una connotación negativa, al contrario de lo que ocurre con “olerse algo”, lo cual simplemente significa que ya te imaginabas que algo era así, pero no tenía que ser ni bueno ni malo. Dicho todo esto… ¡vamos con los ejemplos!

Ejemplo 1 (sin connotación negativa): Un amigo se acerca y nos dice: ¿Sabías que Juan y María están saliendo juntos? A lo que podría responder: Ya me lo olía yo, últimamente iban juntos a todas partes y cuando se hablaban el uno al otro utilizaban un tono muy dulce.

Ejemplo 2 (con más carga de querer ocultar el secreto): Como todo parecía demasiado bonito para ser cierto, antes de firmar por la nueva empresa pedí un contrato completo para leérmelo con tranquilidad porque me olía la tostada… y menos mal que lo hice. Según parece en este ejemplo, y como en ninguna empresa te dan mucho por nada, el que iba a firmar presentía que le iban a hacer trabajar más horas de las normales, o que iba a tener que viajar mucho, o afrontar él mismo determinados gastos, etc.

Bueno, tampoco ha sido tan complicado, ¿no? Si os queda alguna duda, ¡ya sabéis!

Y como no podría ser de otra forma, os dejo con una simpática imagen de una tostada, ideal para darse los buenos días 😀

Una buen forma de dar los buenos días
Muchas gracias a Vitamininmotion por la foto de hoy.

Dedicado, como no podría ser de otra forma, a Joaquín.

Estar siempre con la misma canción

Aunque es cierto que hay gente que literalmente está siempre con la misma canción (y como hoy en día la música en MP3 ya no se estropea como los antiguos discos en vinilo que se rayaban tras ser escuchados mil veces en un tocadiscos), lo de estar siempre con la misma canción también tiene otro significado que la convierte en otra expresión española más que añadir a nuestra lista.

Tal y como se puede imaginar, alguien que está siempre con la misma canción es que es muy pesado, que siempre nos está diciendo lo mismo, que siempre tiene el mismo discurso. Así, cuando os encontréis con alguien que os insista siempre con lo mismo, que siempre que os vea os diga la misma cosa, le podéis decir lo de: siempre estás con la misma canción, y a ver si así conseguimos que se dé cuenta y cambie.

Y bueno, para terminar el breve post de hoy (porque esta era fácil, ¿verdad?), os dejo con una imagen musical de un grupo que espero que no estén siempre con la misma canción.

Estar siempre con la misma canción

Gracias a Yoann Grange por la foto del post de hoy.

Dedicado a Anny por sugerir esta expresión en la lista de expresiones españolas.

No ser trigo limpio

Se dice que alguien no es trigo limpio cuando simula algo que no es, cuando es alguien falso, alguien malo que va de bueno, alguien de quien no te puedes fiar porque no es realmente sincero. Los ingleses a alguien que no es trigo limpio le dicen que es untrustworthy que es algo así como alguien en quien no puedes confiar.

Esta expresión, como muchas otras de la lengua española, proviene (como habréis podido imaginar) del campo, del mundo de la agricultura. El precio del trigo depende de la humedad y limpieza de éste: si está húmedo y lleno de cáscaras no es un trigo que se pueda usar directamente, sino que hay que limpiarlo, con lo cual su precio de venta es menor. Sin embargo, si nos intentan vender trigo “sucio” diciéndonos que es trigo limpio, nos estarán intentando engañar. De ahí que de una situación tan habitual como la compra de trigo provenga una expresión tan española como la de hoy.

Como anécdota puedo añadir que ha surgido una variación que me pareció muy divertida en la película Happy Feet. El pequeño Happy Feet es un pingüino que nace en un poblado de pingüinos en el que todos ellos cantan de forma maravillosa y gracias a sus voces consiguen encontrar a su pareja ideal para formar una familia. El problema es que nuestro protagonista canta terriblemente, pero sin embargo tiene una habilidad muy extraña para un pingüino: baila de forma genial. Pero claro, para sus compañeros, era un don mal visto, era extraño, diferente, muy mal aceptado por los más ancianos del clan (que eran considerados los sabios, ya que gracias a su experiencia podían aconsejar al resto sobre el mejor camino a seguir). Bueno, que mi misión tampoco es desvelaros la película. El caso es que si veis esa película en la versión española, hay un momento en el que uno de los pingüinos viejos y “sabios” dice: este pingüino no es huevo limpio, haciendo una adaptación de la frase de hoy al mundo de los pingüinos (hay que recordar que éstos no son mamíferos, sino que son aves que nacen de un huevo). Jeje, tanto rollo para esto! En fin, no sé, a mí me hizo gracia cuando lo escuché.

Pues nada, para terminar el post os dejo con una bella imagen de una campo de trigo, dedicándole el post a mi ahijado, un gran amante de la película Happy Feet.

No ser trigo limpio

Gracias a Yoann Grange por la foto del post de hoy

Meter cizaña

Uy uy uy… seguro que habrá muchos que se habrán quedado sorprendidos al leer el título del post de hoy. Pues bien, para todos ellos, sí, meter cizaña es un expresión española y aquí estoy yo para explicaros cuándo y cómo usarla. 😉

Se dice lo de meter cizaña cuando alguien dice o hace algo intentando enfrentar a varias personas. Por ejemplo: Mira que le gusta a María meter cizaña. Cuando todo el mundo está tranquilo, ella siempre tiene que quejarse de algo para inquietar a la gente y que al final todo el mundo se revolucione. Otro ejemplo: Ese colaborador siempre está metiendo cizaña. Dice cosas de un bando que no son ciertas al otro, y al final terminan peleándose.

Y bueno, seguramente os preguntaréis, ¿de dónde sale esto de la cizaña? Pues vereis, la cizaña es una planta graminácea (de la familia de las gramíneas) que si crecía entre el trigo provocaba que al hacer harina de ese trigo, apareciese una sustancia tóxica que podía provocar la muerte a quienes comían del pan elaborado a partir de esa harina. Antiguamente había gente (mala gente) que sembraba cizaña entre el trigo de otros campesinos para arruinarles la cosecha y poder vender más caro el suyo (o simplemente para hacer daño). Por eso hoy en día, cuando alguien dice o hace algo para perjudicar a los demás, se le dice que mete cizaña.

Ser pan comido

Como la frase de hoy es muy fácil, vamos a ir directamente al grano.

Decimos que algo es pan comido cuando es muy fácil. Ya está, así de simple y sencillo.

Como recordaréis en otros posts anteriores ya recogidos en este blog como no sólo de pan vive el hombre, a falta de pan buenas son tortas, pan para hoy y hambre para mañana o al pan, pan y al vino, vino, el pan es el elemento principal en muchas expresiones y refranes españoles y es que no en vano, al ser un ingrediente esencial en el día a día de los españoles (el pan fue alimento básico y fundamental, y a veces incluso único, durante mucho tiempo), es normal que en el hablar cotidiano se haga tanta referencia a él.

Cuando se inventó esta frase, había pocas cosas tan fáciles de comer como el pan, por lo que, cuando se buscó un símil para hacer referencia a facilidades, se pensó en el hecho de comer pan. Hoy en día, si lo pensáis, también tiene sentido, porque sin ninguna duda, es mucho más fácil comer pan que comerse una langosta a la que no le hayan quitado el exoesqueleto (vamos, la cáscara). Un día tuve que comer una langosta “sin pelar” en una boda y casi termina en el plato del chico de enfrente! 😀

¿A que ha sido pan comido entender la frase de hoy?